Twittear

Datos:

Articulo escrito por: @manuesly

Tipo: Cuestionando

SONS OF ANARCHY



SONS OF ANARCHY

Alerta de spoilers

 

Is this the real life? Is this just fantasy?” (“¿Es esto la vida real? ¿O es sólo una fantasía?”) Maravillosamente versionada se nos ofrecía la archiconocida Bohemian Rhapsody de Queen en el primer capítulo de esta última temporada de los moteros más macarras de Charming.

Es precisamente lo que parecen preguntarse todos los personajes después del brutal desenlace de la temporada 6, en el que la cabeza de “ya-sabéis-quién” terminó con más agujeros que un queso gruyere.

 

Los teasers no dejaban lugar a dudas: esta temporada íbamos a conocer realmente a Mister Mayhem personificado en la figura de Jax. Y de qué manera lo hemos conocido. El brutal inicio de temporada lo dejaba claro: Jax ha perdido todo raciocinio y se ha convertido en un animal. Se mueve por impulsos primitivos y no le importa nada ni (casi) nadie. Su único objetivo es calmar su sed de venganza. Y, como bien dijo Nero en el último episodio, “your boy is unchained right now, he´s looking for any excuse to rage(“tu chico está desatado, busca cualquier excusa para desatar su ira”).

Lejos queda, pues, aquel Jax que sólo quería lo mejor para el club, que reflexionaba y plasmaba sus pensamientos en un cuaderno como legado para sus hijos. Ya no hay cabida alguna para la reflexión.

 

Y es la ausencia de reflexión, precisamente, la que está abocando al club a terrenos cenagosos, a arenas movedizas de las que cada vez parece más difícil salir. Si bien Gemma se encargó de enemistar al MC con los chinos culpándolos de la muerte de Tara (hay que ser zorra y cínica), el club no está haciendo si no abrir otros frentes de manera más o menos consciente: la torpeza cometida con Jury y las armas han hecho mella en esa facción de los Sons, August Marks no tiene un pelo de tonto y antes o después descubrirá lo que intentan hacer con los Niners además del “accidente” con el pastor fetichista, Nero acabará hasta los cojones de que le mientan y de verse envuelto en la mierda del club... porque lo que está claro es que lo ocurrido en Diosa Norte en el último capítulo es sólo un aperitivo de lo que les espera.

 

Estamos, pues, en la que parece que será la temporada más sangrienta de todas. Sólo llevamos 4 capítulos y el número de cadáveres ya no nos cabe en los dedos de ambas manos.

Personalmente, echo de menos al cabrón de Clay. Todos esperábamos que fuera ese final boss al que Jax tuviera que enfrentarse en épica batalla, y sin embargo lo eliminaron de una manera un tanto precipitada aunque no por ello menos impactante.

 

Si algo tengo claro es que Kurt Sutter (¡te quiero!), creador de la serie, tenía toda esta historia muy clara en su cabeza. Si no, no me explico que todas las piezas encajen en este final con tanta exactitud. Cierto es que la serie ha podido decaer en determinados capítulos (7 temporadas son quizá demasiadas) pero en general siempre ha conseguido que el corazón me lata tan deprisa que pareciera que se me fuese a salir por la boca. Y esa sensación te hace entregarte aún más al espectáculo que te ofrecen. Por algo será.

 

Volveré a escribir cuando la serie eche el cierre; no obstante, cuando esto ocurra, siempre podremos escuchar la letra de Bohemian rhapsody e imaginarnos que sale de la pluma de Jax:

 

Mama, just killed a man                      
Put a gun against his head
Pulled my trigger, now he's dead”.

 

(“Mamá, acabo de matar a un hombre,

puse mi pistola en su cabeza,

apreté el gatillo, ahora está muerto”)

 

No hay más preguntas, señoría.
 


 

Recomendaciones

Memorias de un Gamer
Venecia Steakhouse
Rude Boys
Puntanimals

logo nehhon