Twittear

Datos:

Articulo escrito por: Cinin @AquianaB

Tipo: Cuestionando

No pidas responsabilidades a las víctimas!




Este verano ha sido dramático en lo referente a la violencia de género. El  discurso de los  políticos gira en torno a los medios que se necesitan, la protección de las víctimas y en la denuncia. Me llama poderosamente la atención que una gran parte de la población a la vez que desea que el verdugo se pudra en la cárcel (deseo unánime e incluso normal), no entiende el porqué esas mujeres no pusieron los medios de prevención necesarios o no vieron lo peligrosa que podía llegar a ser su pareja. Es entonces cuando dicen aquello de “yo jamás consentiría que me controlasen”, “yo nunca  viviría con un maltratador”... dejando entrever con estos comentarios que las víctimas pertenecen a un grupo de mujeres débiles y fáciles de manipular y someter. Nada más lejos de la realidad puesto que al igual que tampoco existe un perfil al uso para el maltratador, tampoco lo hay para las víctimas afectando la violencia de género a mujeres de diferentes edades y niveles socioculturales.
Ningún  maltratador  se presenta a una chica propinándole un bofetón, ni le dice a partir de ahora harás lo que yo te diga, ni te amargaré la vida o te mataré si me abandonas. Eso, lo deja para más adelante cuando la víctima está atrapada ya de manera irremediable en sus redes. Muchos maltratadores no lo son de inicio. No pegan ni  dejan huellas físicas pero sí, hieren y dañan psicológicamente y es que a veces, eso mina y duele más que la cruel bofetada pero... ¿Cómo se demuestra el maltrato psicológico?
Cuando se puede probar el maltrato sí, se les condena a mantenerse alejados de la víctima pero... alguien  que carece de ética y cualquier atisbo de escrúpulos ¿va a cumplir esa orden de alejamiento? Esto, en mi opinión solo agrava la situación de la víctima ya que ella seguirá igualmente  indefensa y él, más agresivo. ¡Ojo! No estoy diciendo que no se denuncie o que no se pongan medios para rescatar a las víctimas pero creo que la denuncia únicamente no es suficiente para proteger a muchas mujeres. Y... ¿qué ocurre con los hijos? Un maltratador no tendría que tener derecho a verlos. No concibo como un hombre que pegue a una mujer quiera a alguien y menos a sus hijos. Puede que haya denuncias falsas de maltrato, seguro que hay mujeres desalmadas pero estoy absolutamente convencida de que hay muchas más mujeres que jamás denuncian teniendo motivos porque  el  miedo a despertar la bestia se lo impide.
Esta semana en el programa de “Policías en Acción”, salió el caso de una joven que había tenido una pelea con su novio y  no era la primera. Una amable señora le decía a la chica que tenía que irse a casa con su familia, que dejara a su novio, que si una relación te hace daño era mejor acabarla... Los agentes, por su parte, también la conminaron a hacer lo mismo pero cuando le preguntaron si el novio le había pegado, ella lo negó (confirmándolo la falta de señales de violencia). Si ella no denunciaba no podían detener al novio. Ella parecía loca y alterada y él, tranquilo y  frío. No hace falta ser especialista para darse cuenta de que ella depende totalmente de ese novio que le hace daño y que ningún consejo, a priori, le hará cambiar de opinión.
 Mi amigo y afamado profesor Vicente Garrido, psicólogo, criminólogo y uno de los mayores y mejores especialistas en psicopatía, sostiene que si un maltratador quiere acabar con su víctima, lo hará. No importan las denuncias o medidas cautelares o efectivas que se tomen, a menos que la víctima lleve escolta las 24 horas, cosa por cierto bastante improbable aunque necesario en algunos casos.

Una gran parte de los maltratadores, son psicópatas integrados –recomiendo este libro de Vicente Garrido: Psicópata…. y Amores que Matan–, no sienten empatía, no tienen sentimientos, son amorales, egocéntricos y narcisistas, solo les preocupa su persona y sus deseos y, sobretodo son unos grandes manipuladores. Si unimos todo esto a que suelen ser personas encantadoras y con un carisma espacial es bien cierto que casi cualquiera que se cruce en su vida puede acabar sometido a sus artimañas y mentiras.

Así que sabiendo esto, si conoces a alguien que creas que tiene una relación tóxica o si sospechas que sufre algún tipo de maltrato, no le des discursos, no esperes a que ella denuncie y hazlo tú. Ella posiblemente no pueda porque un psicópata se cruzó en su camino pero alguien tiene que abrirle los ojos y recordarle que hay amores que... ¡MATAN! Curiosa y real paradoja.


P.D.: Las fotos añadidas a este artículo, han sido sacadas de Pixabay
 

Recomendaciones

Memorias de un Gamer
Venecia Steakhouse
Rude Boys
Puntanimals

logo nehhon