Twittear

Datos:

Articulo escrito por: Diego Ortega @guito_rmo

Tipo: Psicología

María Fernández Fidalgo



REPROCESANDO EL TRAUMA PSICÓLOGICO A TRAVÉS DE LOS MOVIMIENTOS OCULARES (EMDR) 

 

Seguro que muchos de ustedes serán seguidores de la afamada serie estadounidense “Mentes Criminales” que nos muestra el trabajo de los miembros de un equipo de la “Unidad de Análisis de Conducta” del FBI que se dedica a realizar análisis psicológicos de los criminales para facilitar su captura. Los espectadores más fieles seguramente recordarán un procedimiento que ya ha aparecido varias veces en la misma llamado… ¡EMDR


Hoy, tengo el enorme placer de entrevistar a María Fernández Fidalgo, que lleva a cabo desde Asturias esta innovadora terapia* principalmente utilizada en el tratamiento del trastorno por estrés postraumático ¡Muchas gracias por todo! 

 

Cuadro de texto

 

¿Cuál ha sido tu trayectoria profesional hasta llegar a aplicar en tu consulta un abordaje psicoterapéutico tan novedoso –en España- como la Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares (EMDR)? 

 

Cuando comencé a trabajar como psicóloga (realizando consultas clínicas) tenía una orientación puramente cognitivo-conductual. Trabajaba en un ayuntamiento local, y aún no conocía el uso del EMDR. Principalmente atendía a mujeres víctimas de violencia de género dentro del área de mujer y políticas de igualdad.  

 

¿Qué te hizo decidirte a formarte en EMDR? ¿Alguna experiencia personal o algún caso particular que quizá no pudiste tratar totalmente con los procedimientos psicoterapéuticos más tradicionales?  

 

Después de estudiar el máster de postgrado y leer revistas y libros de psicología me di cuenta que el EMDR comenzaba a ser una técnica muy usada dentro del tratamiento del estrés postraumático. Tengo que decir que siempre tuve un especial interés por este trastorno en particular y por los traumas en general. Mi curiosidad por el tema y el observar que muchas veces la orientación cognitivo-conductual se quedaba “corta” para atender a mis pacientes en la consulta fue lo que me llevó a formarme en esta disciplina. 

 

El EMDR nace en Norteamérica en la década de los 80 de la mano de Francine Shapiro como terapia exitosa para tratar experiencias vitales adversas y traumáticas ¿Podrías explicarnos brevemente qué es un trauma para entender mejor la técnica? 

 

La palabra trauma deriva del griego y significa "herida". El trauma en el caso que nos ocupa es una "herida psicológica" que puede ser provocada por muy variadas situaciones tales como grandes desastres naturales, guerras, accidentes, abusos... En definitiva, hablaríamos de sucesos puntuales o impactantes que han supuesto una amenaza o un riesgo para la vida de la persona. Los especialistas en EMDR los denominamos Traumas con "T". También existe otra categoría de traumas denominados "t", cuyo origen estaría relacionado con hechos aparentemente de menor importancia y que impactarán a la persona a nivel relacional. Nos referimos aquí al abandono, las carencias afectivas, la desprotección, la humillación… que pueden dar lugar igualmente a numerosos y variados síntomas clínicos. 

 

¿En qué consiste y cómo funciona el EMDR? 

 

El EMDR es un abordaje psicoterapéutico utilizado en el tratamiento de las dificultades emocionales causadas por experiencias difíciles en la vida del sujeto que irían desde fobias, ataques de pánico, muerte y duelos complicados, incidentes traumáticos en la infancia… hasta accidentes y desastres naturales. Trataríamos en definitiva aquellos traumas que no han sido debidamente asimilados y procesados por el sujeto.  

Antes de aplicar el EMDR propiamente dicho, primero debemos dotar al paciente de recursos (entrenamiento en relajación y/o creación de un lugar mental de seguridad) a los cuales pueda recurrir si durante el procesamiento del trauma experimenta emociones excesivamente intensas o desestabilizadoras. Posteriormente, el terapeuta trabajará con el paciente para identificar un problema específico que será lo que llamemos, el foco del tratamiento. Luego, se le pedirá al paciente que se concentre en la imagen que represente la peor parte del hecho traumático junto a una creencia negativa y las sensaciones/emociones que este le produce, al tiempo que le insta a seguir con los ojos el movimiento de sus dedos. Durante este proceso, el terapeuta interrumpirá los movimientos oculares (o cualquier otra estimulación bilateral que se le esté aplicando) cada poco tiempo para asegurarse que el paciente está procesando adecuadamente. 

La meta del procedimiento es la de que el paciente reprocese la información sobre el incidente traumático, llevándolo a una "resolución adaptativa" en la que se reduzcan los síntomas, haya un cambio en las cogniciones disfuncionales y en las imágenes asociadas al trauma, se instalen nuevos esquemas cognitivos y habilidades para el manejo de las situaciones vitales y se funcione, en definitiva, mejor en la vida cotidiana.  

 

¿Podrías explicarnos brevemente en qué consiste la estimulación bilateral? 

 

La estimulación bilateral trata simplemente de estimular de manera alterna los hemisferios cerebrales y esto, lo podemos conseguir, de forma visual (el paciente mueve los ojos de un lado al otro guiado por el terapeuta), auditiva (el paciente escucha sonidos alternados en ambos oídos) o kinestésica (el terapeuta golpetea suavemente y de forma alternada sobre las manos, los hombros, las rodillas, las piernas… del paciente).

  

estimulacion bilateral**

 

 

Esto, facilitará la conexión entre los dos hemisferios cerebrales lográndose como ya te comenté anteriormente el procesamiento de la información y la disminución de la carga emocional. 

 

Según tu dilatada formación y tu amplia experiencia en consulta dirías que el EMDR ¿es una técnica lo suficientemente “fuerte” para obtener el éxito terapéutico o, por el contrario, la utilizas como un procedimiento complementario inmerso en paquetes de tratamiento más amplios y de otra índole? 

 

Hay psicólogos que usan la técnica de forma puntual y otros que abordan su práctica clínica desde la perspectiva EMDR. Mi elección depende de cada caso aunque la mayor parte de las veces utilizo la técnica puesto que no solo se usa para trabajar el pasado (como inicialmente se pueda pensar) sino también el presente y el futuro e incluso para potenciar aspectos y capacidades positivas, siendo muy útil en disciplinas artísticas, exposiciones en público, motivación personal y laboral...
 

¿Cuál sería, a tu juicio, el porcentaje de éxito de la misma? 

 

Es difícil aportar datos exactos de su éxito pero se necesitarían de 3 a 6 sesiones para una remisión del 77-100% de los síntomas en pacientes con un trauma simple. Para traumas múltiples, se necesitarán aproximadamente 12 sesiones.  

 

Partiendo de la base de que cada persona y cada trastorno son un mundo, ¿cuál sería la duración estimada de una sesión de EMDR?  

 

La duración estimada de una sesión EMDR sería de unos 60-90 minutos. 

 

Imagino que el desarrollo de las investigaciones sobre EMDR ha hecho que el procedimiento haya ido depurándose y quizá el EMDR que se aplica actualmente poco o nada tenga que ver con el clásico propuesto por Shapiro pero… ¿se ha ampliado su uso a la intervención sobre otras patologías o sigue siendo un terreno exclusivo del tratamiento del trastorno por estrés postraumático? 

 

Se ha ido depurando y también se han desarrollado protocolos específicos para distintos trastornos, aunque tengo que decir que el que mejores resultados ha demostrado hasta la fecha es el estándar. Aunque para el trastorno por estrés postraumático el EMDR sea el tratamiento de primera elección recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por la Asociación Americana de Psicología (APA) es cierto que de un tiempo a esta parte las aplicaciones clínicas del EMDR han sido ampliamente estudiadas en otros muchos trastornos tales como: Fobias, Trastorno de Pánico, Trastorno de Ansiedad Generalizada, Problemas de Conducta y Autoestima, Duelos complejos, Trastorno Dismórfico Corporal, Disfunción sexual, Pedofilia, Ansiedad de desempeño, Dolor crónico, Dolor del miembro fantasma... Actualmente, la investigación está encaminada a probar la eficacia del EMDR en ellos encontrándose en la mayor parte de los estudios científicos efectuados, resultados esperanzadores. Aun así, tenemos que continuar investigando. 

 

Como experta en el tratamiento de casos de mujeres víctimas de violencia doméstica ¿dirías que este campo podría beneficiarse de las bondades del EMDR?  

 

Es obvio que la mayor parte de las víctimas de violencia de género han sufrido numerosos eventos traumáticos dentro de su relación de maltrato. Por ello, sí podrían beneficiarse del EMDR. Este tipo de trabajos ya se están realizando en otras comunidades autónomas y posiblemente en Asturias también podamos ayudar a las víctimas con este tipo de técnica próximamente, ya que se están llevando a cabo proyectos en esta dirección. 

 

¿Existe algún perfil tipo de pacientes idóneos para recibir la técnica en función del género, la edad, o cualquier otra variable? 

 

Cualquier persona que haya vivido hechos traumáticos de “T” o “t” puede ser tratado bajo el abordaje EMDR. No hay características específicas que deban darse para que el reprocesamiento sea mejor. Es verdad que hay pacientes con problemas en los ojos que necesitarán estimulación bilateral alternativa a los movimientos oculares (estimulación auditiva o kinestésica de las que ya hablamos) y que existen personas que procesan más rápido que otras por lo que esta cuestión influirá en la rapidez del tratamiento pero por lo demás, diría que no existen grandes diferencias. 

 

¿Puede aplicarse el EMDR en niños? 

 

Sí, e incluso en bebés. En este caso, integraríamos diversas modalidades terapéuticas entre las que incluiríamos la terapia de juego, la cognitivo-conductual, la familiar… Habría que adaptar el protocolo y utilizar los cuentos, el dibujo y la colaboración de los padres o referentes con los que exista una buena relación de afectividad para poder realizar correctamente el procesamiento. 

 

¿Estaría contraindicado el EMDR en algún caso?  

 

No. Sí que habría que tener especial cautela con determinados pacientes con patologías específicas como trastornos de personalidad o pacientes disociados para trabajar de una forma distinta pero nada más. 

 

Desde que el mundo es mundo, frente a lo nuevo se suelen alzar casi de manera simultánea una serie de voces críticas que lo cuestionan. Como no podía ser de otra manera, hay quién también duda de la supuesta efectividad y validez científica del EMDR al basarse en modelos teóricos y estudios empíricos que han sido criticados por problemas metodológicos y por no haberse hallado una mayor eficacia de esta respecto a otras técnicas ¿Qué podrías decirnos al respecto? 

 

Personalmente creo que las críticas al abordaje en EMDR se realizaron desde que se descubrió. Lo que más suspicacias suscitó es demostrar por qué funciona para lo cual aunque se formularon numerosas teorías explicativas, es cierto que actualmente se desconoce con exactitud lo que ocurre a nivel del procesamiento cerebral de la información. Lo que está claro es su eficacia, demostrada empíricamente. A día de hoy,  los profesionales sanitarios con cierto conocimiento en terapias psicológicas reconocen la utilidad del EMDR y, en general, cada día hay mayor aprobación y financiación para trabajar con este método, precisamente por sus buenos resultados y sobre todo, por su rapidez. En países como Estados Unidos o Italia se utiliza muchísimo, y el estado financia el tratamiento a través de asociaciones que trabajan con pacientes con trastorno por estrés postraumático (excombatientes de la guerra de Vietnam o víctimas de abuso sexual, entre otras). 

 

Si alguien que nos lee, decide formarse en EMDR, ¿Cuáles serían los pasos a seguir? 

 

Quien quiera formarse en EMDR debe ser, en primer lugar, licenciado/graduado en medicina o en psicología. Después de los estudios universitarios, en nuestro país la formación se realiza a través de la asociación EMDR España. Es la misma formación que en cualquier otro país y esto hace que todos los expertos en EMDR del mundo tengan la misma capacitación. Desde la asociación, los estudios comienzan con el nivel I, tras el cual hay que realizar unas horas prácticas supervisadas con un experto, y continuar con el nivel II para tener la formación básica completa. Después de la formación básica, los estudios continúan con formación avanzada (cursos específicos, congresos, jornadas…) y desde hace poco tiempo, también existe un máster en la universidad nacional de educación a distancia (UNED) para llegar a conseguir la categoría de clínico. Todos los terapeutas avanzados deben reciclarse y continuar su formación de forma continuada para mantener sus niveles de experto. 

Sí me gustaría recalcar aquí que el EMDR siempre debe ser aplicado por parte de un psicólogo o psiquiatra experto, formado en EMDR a través de las asociaciones acreditadas. Los terapeutas que no hayan recibido dicha formación no deben aplicar EMDR por el daño que pueden provocarles a sus pacientes. 

 

Y pasando a un terreno más personal... 

 

  • María, estás siendo cada vez más conocida en tu tierra a raíz de tus recientes entrevistas en radios y periódicos locales hablando sobre el EMDR pero... en las distancias cortas, con la familia y amigos, ¿cómo eres? Pues diría que soy sencilla y que mi vida es muy normal. Disfruto con cosas tan simples como tomarme un café con una amiga, ir al cine o leer un libro… No necesito experiencias especialmente intensas para sentirme bien. 
  • Al ser un procedimiento en el que el paciente reexperimenta el trauma, ¿te cuesta mucho llegar a casa dejando la “mochila” del sufrimiento de los demás fuera de ella? En ocasiones es complicado separar el trabajo de la vida personal. Hay pacientes con historias terribles que sensibilizan por todo lo que han podido aguantar o resistir en su vida. Es en estos casos cuando más cuesta dejar esa “mochila” en el despacho, pero hay que intentarlo para poder seguir trabajando en las mejores condiciones pudiendo así darles a nuestros clientes lo mejor de nosotros mismos en todo momento. Como siempre digo, somos de segundo psicólogos y de primero personas con sus filias y sus fobias y que por supuesto, también sienten y padecen por lo que es fundamental el autocuidado. 
  • ¿Niña y adolescente conflictiva o ejemplar? Tengo que reconocer que estuve más cerca de ser ejemplar que conflictiva, aunque la etapa de la adolescencia suele ser algo caótica por definición. 
  • Si no hubieras sido psicóloga, ¿qué sería actualmente María Fernández? Quizá hubiera montado algún tipo de negocio. El contacto con la gente me encanta y supongo que hubiera elegido trabajos de cara al público. 
  • Un referente psicológico... Skinner. 
  • Un vicio confesable... el dulce. 
  • Un sueño cumplido... tener un negocio propio. 
  • Un reto por cumplir... incluir un equipo multidisciplinar a mi consulta, pudiendo ofrecer trabajo a otras personas del ámbito sanitario. 
  • Tu mejor virtud… la constancia. 
  • Tu mayor defecto… la terquedad. 
  • Un libro que te guste y nos puedas recomendar... “El yo atormentado” de Onno Van Der Hart. 
  • Una película que no te canses de ver... “Una mente maravillosa”. 
  • Una canción que no falte en tu vida… “Tengo el corazón contento”.  
  • Una comida de la que tu paladar nunca se aburre... la Pasta. 
  • Equipo de fútbol por el que tu corazón palpita... No soy mucho de fútbol. 
  • Domingo o Lunes… Los domingos no me gustan mucho pero más que los lunes, sí.  
  • Verano o Invierno… Otoño. 
  • Playa o montaña… Montaña. 
  • Un lugar para perderse al menos una vez en la vida… Times Square (Nueva York). 
  • Otro al que siempre te gusta volver... Madrid. 

 

Y ya para despedirnos, María… 

 

¿Alguna cuenta de Facebook, Twitter, página web… que nos puedas facilitar para aquellos interesados en acudir a tu consulta? 

 

 

*Si bien Francine Shapiro considera el EMDR como un abordaje terapéutico, durante la entrevista utilizaremos indistintamente abordaje, técnica, terapia, tratamiento… para evitar la repetición monótona del término. 


**Montaje realizado con fotos extraídas del Google imágenes. 



Recomendaciones

María Ferná
Que se pare el mundo que
Tengo miedo a enamorarme
A quién me dej&oac

logo nehhon