Twittear

Datos:

Articulo escrito por: Pablo Martinez @pablo93mg

Tipo: Cuestionando

La consulta



Cuestionando la consulta

 

Artur Mas es la prueba palpable de cómo ser presidente de una Comunidad Autónoma, hacer una nefasta gestión pública y aún así mantenerse en el cargo. ¿Qué se necesita?

En primer lugar echar la culpa de todos los males a alguien. Esto es algo que todos los políticos hacen. Rajoy a Zapatero, Zapatero a Aznar, Rubalcaba a Rajoy y Pablo Iglesias a todos. Mas en esto tiene suerte, es catalán así que la culpa de todo se la puede echar a España. España nos roba, España nos quitó las libertades en 1714 y un largo etc. A todo esto se suma una oposición, en este caso ERC que tiene todas las de ganar. Por un lado se une a Mas en la petición de referéndum/independencia y por otro, cuando esta tormenta política pase podrá reprochar la mala gestión de Mas en sanidad, educación y políticas sociales. Conclusión, ERC sale ganando.

Los motivos para el triunfo de esta petición de referéndum y repentino fervor independentista en Cataluña son claros: se producen en un contexto de crisis. Pues tengo una mala noticia para los catalanes, y es que no hay nada más español que echar la culpa a otro de lo que tú has hecho. Las competencias de sanidad, educación y políticas sociales son de la Generalitat y no del Gobierno Central. Los independentistas dicen que dispondrían de varios miles de millones de euros más si fueran independientes y no se los tuvieran que dar al Gobierno de España, claro que no dicen que esos millones se producen precisamente por formar parte de España y de la U.E.

Es por tanto todo esto una huida hacia delante de Mas para mantenerse en el Govern y para no hablar de otras cosas. Evidentemente se puede consultar a los catalanes qué quieren, también se puede reformar la forma del estado, pero contando a los catalanes las verdades, los pros y contras y con eso en la mano sí que podrían opinar libremente. No se puede calentar a la masa de ciudadanos, ponerles el caramelo en la boca y luego decirles “volved a casa que ya… tal” porque la masa se calienta rápido, pero no se enfría en poco tiempo. Ahora el millón y medio de catalanes que lleva tres años saliendo a la calle a manifestarse no aceptara que los políticos que le sacaron a ella no hagan nada para lograr sus objetivos. Es lo que pasa cuando la palabra libertad se usa con fines políticos contra la propia libertad.
 


 

Recomendaciones

Memorias de un Gamer
Venecia Steakhouse
Rude Boys
Puntanimals

logo nehhon