Twittear

Datos:

Articulo escrito por: JATE @mib3329

Tipo: Cuestionando

Cuestionar



Uno no puede ser feliz cuestionando todo. Eso es así. ¿Qué pasa? No te lo crees, ¿verdad?

Porque el que cuestiona duda, sospecha, malinterpreta, discute y se preocupa de todo menos de lo que los demás cuestionan sobre él.

Somos conscientes de que lo que hacen los demás siempre se puede mejorar. Las personas llevamos dentro a un 'cuñao' que nos dice a modo de voz interior que tú lo haces mejor que el resto. Muchos lo llaman supervivencia, otros..cuñao interior.

Pero lo cierto es que cuestionar hace que en muchos casos nos superemos, lo hagamos mejor que el resto y por lo tanto seamos los ganadores en la lucha por la vida.

Los que pensáis que soy un exagerado por lo de 'lucha' dejad de cuestionarme y permitid que me explique.

Digo lucha porque nos pasamos la vida luchando, en diferentes ámbitos y con diferente ímpetu dependiendo del motivo por el que lo hacemos. Porque, la oficina del paro, ¿qué es? Es una lucha silenciosa en la que todos nos preguntamos por qué estamos ahí con lo buenos currantes que somos. Y claro, cuestionamos al resto pensando que tú vales más que ellos para estar ahí.

Pero lo de la lucha ya viene de mucho antes. Remontémonos a la infancia, sin contar a Ana Obregón que aún no lo ha asimilado.

Que levante la mano el que alguna vez en clase al repartir los exámenes corregidos, no ha mirado el examen del compañero de al lado para ver qué nota ha sacado. Si ha sacado menos nota que tú o ha suspendido, te enorgulleces y cuestionas que haya estudiado menos que tú o quizá nada cuando puede que el chaval haya tenido un mal día. Si ha sacado más nota que tú, te preguntas por qué, te frustras y si eres listo, para la próxima luchas por sacar más nota que él.

Crecemos y llega uno de los días más señalados que puede tener una persona, quitando los estrenos de Torrente en el cine, claro. La boda.

Para el que se haya casado o vaya a casarse, sabe que una boda no es boda sin otra boda. Me explico.

Si tu prima Loli la del pueblo invitó a 300 invitados, en tu boda puedes hacer dos cosas: invitar a 500 porque tú no vas a ser menos (luchas) ó invitar a 150 'porque en la boda de la prima Loli había un revuelo que eso era una locura' (cuestionas).

De nuevo cuestionamos, de nuevo luchamos.

Luchamos por ser diferentes. Pero es a nosotros a quien cuestionamos en cada segundo de nuestra vida y eso es lo que nos hace avanzar. Cuestionarnos a nosotros mismos nos permite crecer, evolucionar y convertirnos en mejores personas.

Si nos conformamos con lo que somos o con lo que tenemos pero sin ser felices del todo, porque conformarse no es sinónimo de felicidad, nos estancaremos y seguiremos cuestionando a los que nos rodean por simple envidia o seguramente por pereza por no dar esos pasos, a veces no muchos, para llegar a nuestra meta, o a una de ellas.

Así que cambio de opinión, ¡qué leches! Hay que cuestionar más, agasajar al 'cuñao' de nuestro interior y tenerlo contento y seguir luchando por alcanzar aquello que queremos.



"Una vida que no se cuestiona, no merece ser vivida" Sócrates

 

 

 

Recomendaciones

Memorias de un Gamer
Venecia Steakhouse
Rude Boys
Puntanimals

logo nehhon