Twittear

Datos:

Entrevista hecha por: @luis_jato

Tipo: Otros

Antonio Salas





Recibimos con sorpresa y agrado el mensaje del propio Antonio Salas aceptando generosamente nuestra entrevista, no solo eso, además se ofrece en todo lo posible (prestándonos material fotográfico y vídeos voluntariamente). En dicha entrevista descubrimos a una persona obsesionada con la seguridad (perfectamente entendible) que se niega a responder si nos habla desde un cybercafe o lugar parecido, también observamos que ni en la parte de preguntas personales del cuestionario es capaz de desconectar de su trabajo ya que en la gran mayoría responde a los gustos de sus personalidades ficticias y no a las del propio “Antonio Salas”, supongo que es el precio a pagar por realizar grandes trabajos de infiltración.

 

Sin mas les dejo con la entrevista realizada:        

 

 

-¿Como es un día normal en su vida?

Diferente al anterior, y al próximo. Una de las primeras cosas que la policía enseña a los testigos protegidos es a evitar las rutinas predecibles.

-¿Cuantas amenazas diarias recibe?

Depende de la época, aunque siempre es igual. Mientras dura la investigación solo tienes que preocuparte de que no te pillen la cámara oculta. Pero cuando se publica un nuevo libro, y el grupo en el que estabas infiltrado descubre que ha tenido un topo, llega el odio, los insultos y las amenazas. Y se reactivan los odios de nazis, proxenetas o terroristas a los que dediqué mis libros anteriores. Aunque ese odio está siempre presente, se multiplica en los meses sucesivos a cada nuevo libro.

-¿Como se convive con ello?

Mal, Terminas desarrollando una desconfianza paranoide casi patológica.

-¿Recuerda alguna que le asustara mas de lo normal?

Muchas. Por ejemplo una que desarrollé en mi blog: http://www.antoniosalas.org/blog/%C2%BF-la-tercera-ira-la-vencida

Tras la publicación de El Palestino en Venezuela me condenaron a muerte, y me lo hicieron saber. Los seguidores de Carlos el Chacal estaban muy enfadados por mi infiltración, y sus amenazas terminaron de volverme paranoico. Para colmo David Vidal, una fuente de los servicios de información a quien yo denominaba el Agente Juan me telefoneó visiblemente afectado, y no es un tipo que se asuste fácilmente. Una furgoneta llevaba varios días aparentemente vigilando su lugar de trabajo. Eso coincidió con que "amigos", funcionarios de nuestros cuerpos de seguridad, que me habían prometido su ayuda y protección si la necesitaba, no me cogían el teléfono ni respondían a mis emails,  porque  "Has cabreado a alguien del gobierno, y han llegado órdenes de arriba de apartarse de ti..." me confesó uno de ellos. Curiosamente casi las mismas palabras que me dijo Source, la fuente de la CIA, cuando me abandonó a mi suerte en Caracas... Y para colmo una noche recibí en mi teléfono personal, que tiene realmente muy poca gente ya que lo cambio con frecuencia, una llamada (desde una cabina) de un tipo que no conozco, y que aseguraba ser compañero de colegio, empeñado en averiguar si continuaba viviendo donde siempre, o me había mudado a algún sitio "para quedar y tomarnos unas cañas"... Fueron unos días de mucha tensión.

-¿Sufre pesadillas de forma habitual?

Casi todas las noches. A veces incluso de día.

-Amenazas, pesadillas, miedos... ¿que cosas positivas le aporta su trabajo?

Que tu trabajo periodístico sea utilizado como prueba en un juicio, y se obtenga la primera sentencia condenatoria contra un grupo nazi en Europa es gratificante. Ver como le ponen las esposas a una banda de traficantes de mujeres tras grabar con cámara oculta sus negocios también reconforta. Pero para mí lo verdaderamente  importante son los cientos de mails que recibí de jóvenes que dejaron el movimiento nazi tras leer “Diario de un skin”http://www.antoniosalas.org/libro/diario-de-un-skin/mis-emails, o la prostitución tras leer “El año que trafiqué con mujeres”http://www.antoniosalas.org/libro/el-ano-que-trafique-con-mujeres/mis-emails.  Esa sensación de que tu trabajo vale para algo, es el mejor premio para un periodista.

-¿Recuerda como era su vida antes de ser “Antonio Salas”? ¿Que echa de menos?

Caminar por la calle sin poder evitar mirar atrás cada rato. Estacionar el coche en un parking sin esperar que alguien te esté esperando entre las sombras. Abrir la puerta del ascensor sin temer que un arma aparezca apuntándote a la cara. Poder asistir a ferias literarias o presentar mis libros como todos los demás escritores. El sabor del jamón serrano... muchas cosas.

-¿Si pudiera volver al pasado trabajaría como infiltrado?

Es lo que mejor se hacer. Y la respuesta de los lectores me permite creer que vale la pena. Así que volvería a hacer exactamente lo mismo. Aunque quizás de otra manera.

-¿Que opina su familia de su forma de ganarse la vida?

Mis padres lo pasan muy mal. Recuerdo que estaba en Damasco, durante la investigación de El Palestino, y recibí la llamada de un teniente de la Guardia Civil, hoy capitán, que se ocupaba de la protección de mis padres. Me dijo que mientras vigilaban su casa lo veían salir del portal muy nervioso, y me invitó a que lo tranquilizase. Hablé con él, le presenté al teniente y al final se hicieron muy amigos. Obviamente ellos también sufren la presión de mi trabajo.

-¿En caso de que tenga hijos o los tuviese en un futuro, le gustaría que se dedicasen al periodismo de investigación como usted?

Preferiría que fuesen médicos o profesores. No se me ocurre mejor forma de ganarte la vida que ayudando a los demás. Pero si decidiesen dedicarse al periodismo, por supuesto les recomendaría el periodismo de investigación. Aunque jamás en el formato de periodismo encubierto que yo practico.

-¿En cuanta gente confía al 100%?

¿Al 100%...? Ni siquiera en mí mismo.

-¿Pecaste de confiar en alguien en quien no debías?

Por supuesto. Confié en el jefe del Cuerpo Nacional de Policía en Madrid dedicado a la lucha contra los grupos neonazis y violentos, y me delató a los Hammerskin. De no haber sido por David Madrid, que me advirtió de que aquella tarde me estaban esperando en el Bernabéu para dejarme claro que ya sabían que Tiger88 era un periodista, no estaría respondiendo a tus preguntas ahora.

-¿Tiene la sensación de que incomoda a demasiada gente poderosa?

No lo sé. No tengo vocación kamikaze ni intento aumentar mi lista de enemigos. Me limito a contar lo que veo, y si mis libros incomodan, es porque revelan cosas que esas personas preferirían mantener ocultas. No cambia nada si se trata de un ministro del gobierno o de un traficante de drogas.

-¿Hasta la fecha cual ha sido su trabajo más complicado?

Sin duda el más duro, agotador y doloroso “El año que trafiqué con mujeres”.

-¿Y el más peligroso?

Supongo que no importa que quien apriete el gatillo sea un nazi, un traficante o un terrorista, pero probablemente durante la investigación de El Palestino se produjeron más situaciones de riesgo real. Al fin y al cabo fueron 6 años de trabajo en 13 países distintos. Algunos de ellos un polvorín.

-¿Cual ha sido la imagen más impactante que ha contemplado?

Se me ocurren demasiadas. Pero creo que la primera vez que sentí que el suelo se me abría bajo los pies fue la primera vez que escuché a una niña, traficada a España con 17 años para ser prostituida, contarme su historia sentados en la cama de un burdel. Todavía no me la he quitado de la cabeza y escucho la grabación de vez en cuando para mantener la rabia viva.

-¿Y la mas surrealista?

Recuerdo una reunión en Uppsala (Suecia) entre dos revolucionarios venezolanos, el Negro Cheo y el Chino Carías. Como entre ellos hablaban de sus secuestros a aviones o de atracos a bancos, y como justificaban lo que no dejan de ser criminalidad común, como actos revolucionarios. Está grabada, y si no fuese por la trayectoria de los personajes, parecería una comedia.

-¿Te quedan retos por realizar?

Mi único reto es seguir vivo y trabajando, el tiempo que Dios quiera.

-¿Se arrepiente de algo que haya hecho?

Sí. De todas y cada una de las ocasiones en que perdí mucho tiempo y dinero siguiendo pistas falsas por documentarme con fuentes abiertas. Sobre todo durante la investigación del terrorismo internacional. La politización del terrorismo, y la pleitesía de los medios de comunicación para con el poder, hace que se publiquen muchas mentiras interesadas, que nos hacen perder un tiempo precioso cuando tratamos de contrastarlas.

-¿Y de algo que no haya hecho?

De cada chica que no pude sacar de un burdel. De cada joven revolucionario al que no conseguí convencer para dejar las armas. De cada nazi que todavía regala sus votos a políticos tan corruptos como sus adversarios. De cada cocainómano al que no supe hacer ver que auténticos hijos de puta se hacen rico con sus adicciones.

-¿Ha borrado grabaciones porque lo que aparecía en ellas le perjudicaba directamente?

Solo cuando mi imagen o mi voz entraba en plano. Pero solo en la fase de edición.

-¿En algún momento ha llegado a creerse alguna de sus identidades ficticias?

Todas. De lo contrario no habría funcionado. Nadie puede mantener un disfraz seis años. O te conviertes en el personaje y lo vives consecuentemente o tarde o temprano te pillan.

-¿Mantiene amistad o al menos relación con gente relacionada con dichas identidades?

Con personas que conocí en todas. La Serie Confidencial, es fruto de mantener esas amistades.

-¿Alguna de “Tiger88”?

Mantengo buena relación con nacional socialistas auténticos, que saben que en Diario de un skin cuento, sin hacer juicios de valor, lo que viví. Lo malo, pero también lo bueno.

-Su último trabajo ha sido “operación princesa” ¿que puede decirnos sobre él?

El cambio de registro, pasándome a la novela, ha sido duro y forzado por las circunstancias legales. Pero me ha dado una libertad deliciosa para contar todo lo que no podría contar en un ensayo.  

-¿Que solución le ve a la prostitución?

La misma que a la guerra, la corrupción o el narcotráfico… la información. Conocer los rostros y las personas que hay detrás de cada titular de informativos, y de cada estadística policial, te da una nueva perspectiva. Cuando comprendes los porqués todo se ve claro.

-¿A quien beneficia que no se solucionen?

A quienes controlan el dinero. Al final solo se trata de eso, de dinero. Es decir, de poder.

 


 

Dejemos su vida laboral y hablemos mas de la personal...

 

 

-¿Su complicada vida le deja tiempo para tener “hobbies”?

Cuando tienes que vivir varias vidas simultáneamente, no queda mucho tiempo para entretenimientos. Y si lo hay, siempre están enfocados a reforzar la nueva identidad.

-¿Que quería ser de pequeño?

Mayor. Y rápido.

-¿Que hizo que se convirtiera al Islam?

Inicialmente era parte del disfraz de Muhammad Abdallah. Como la barba, el oscurecimiento de la piel o el atrezzo. Pero cuando comencé a frecuentar las mezquitas y a estudiar El Corán, descubrí que casi todo lo que había leído sobre el fanatismo del Islam era tan absurdo y tópico, como lo que escuché sobre el fanatismo de los cristianos al convivir con familias musulmanas en Oriente. Ahora me siento cómodo como musulmán. Aunque hace casi diez años que no como jamón ni chorizo y a veces lo extraño un poco.

-¿Cuantos idiomas habla?

Mal, tres.

-¿Simpatiza con algún partido político?

 Si siento antipatía por algo, es por los partidos políticos.

-¿Cual es su referente periodístico?

Por supuesto los grandes periodistas encubiertos y gonzo: Bly, Thompson, Macyntire, Wallraff, Griffin o, por supuesto Aremayaw Anas.  

-¿Un vicio confesable?

En Operación Princesa volví a fumar... como un carretero.

-¿Un sueño por cumplir?

Poder presentar mis libros a los lectores, como todos los demás escritores.

-¿Sus tres libros favoritos? 

Soy un adicto a los libros, y tengo miles de favoritos, pero siguiendo con el periodismo encubierto:“Ten days in a Mad-House” de Nellie Bly; “Ganz unten”, de Günter Wallraff y “Hell´s Angels: A strange and terrible saga”, de Hunter Thompson.

-¿Que pasa por su cabeza cuando ve que sus libros están siempre entre los mas vendidos?

Te prometo que no sigo las ventas. Cuando termino de escribir un libro, y mientras la editorial lo corrige, monta, imprime y distribuye, yo ya estoy concentrado en la siguiente investigación.

-¿Cuales son las cinco mejores películas que ha visto en su vida?

Suelo ver documentales, más acorde con mi trabajo, y un género menos comercial. Me encantaron “Inside Job”, “The Cove”, “La revolución no será televisada”, “Bowling for Columbine” o “Comprar, tirar, comprar”, entre otros.

-¿Los actores o actrices que mas le gustan?

Los que he tenido la oportunidad de conocer personalmente: Tristán Ulloa, Edgar Ramírez, Nancho Novo… y especialmente Juanita Acosta. Me impresionó una escena suya en “Diario de un skin”, en cuyo rodaje estaba presente.

-¿Que se siente cuando una película esta basada en su vida?

Es una sensación muy extraña. Ver a un actor haciendo de ti, imitando tus gestos, tu forma de moverte… es algo a lo que no se acostumbra uno. Y siempre siento envidia cuando pueden repetir una escena. En mi oficio, si te equivocas una vez, se acabó.

-¿Alguna crítica (positiva o negativa) de dichas películas?

No sería justo. Entiendo que los guionistas adaptan mi trabajo a la ficción, porque he vivido el proceso y los cambios de guión que implican a directores y productores, y eso termina con una película que no tiene mucho que ver con el guión inicial. Yo me quedo con los documentales. Veremos que ocurre con la versión cinematográfica de El Palestino. Será la primera película que se produce y realiza fuera de España…

-¿Cual se ha basado mas en la realidad?

Con su evidente distanciamiento de la historia real, Diario de un skin es menos irreal que El año que trafiqué con mujeres.

-¿Sus comidas favoritas?

La gula no es mi peor pecado. Me adapto a cada infiltración. Si soy musulmán disfruto de la comida árabe. Si soy traficante en México me adapto al picante. No tengo problemas en disfrutar de cualquier gastronomía, siempre que no incluya cerdo.

-¿Grupos o cantantes favoritos?

Cada infiltración tiene su propia banda sonora. Y disfruté tanto del RAC patriótico siendo un skinNS, como del rap árabe durante El Palestino o del heavy metal mientras vivía como motero en Operación Princesa.

-¿Le gustan los videojuegos?

Estoy seguro de que disfrutaría como un niño con ellos. Pero este trabajo no te deja mucho tiempo. El único juego que tengo descargado en mi portátil y en el móvil es el ajedrez.

-¿Es hincha de algún equipo?

Me gusta mucho el deporte. Todos los deportes. Y sobre todo durante Operación Princesa he hecho más ejercicio que nunca antes, para no desentonar con mis compañeros de ruta. Pero disfruto más practicándolo que viéndolo. Aunque procuro no perderme ningún partido de la Roja.

-¿A favor o en contra de la tauromaquia?

Conozco bien el miedo, así que admiro mucho el valor de los toreros. Pero estoy a favor de los toros.

-¿Su opinión sobre la independencia en Cataluña y el país vasco es...?

Que cada país tiene derecho a decidir sobre su destino. Aunque el mito del independentismo sea solo un negocio político más.

-¿Donde se le puede seguir o tener noticias suyas?

http://www.antoniosalas.org/, https://twitter.com/AntonioSalas_  o www.facebook.com/diariodeunskin

-¿Es feliz?

De vez en cuando.

 

 

En esta ultima parte de la entrevista quisiera decirle nombres de personas o cosas y que me diera su opinión y/o explicara que significan para usted:

 

 

-Mariano Rajoy:El primer nombre que me censuraron en un libro.

-Ana Miguez:Un Quijote que no renuncia a las utopías.

-Barack Obama:Un traficante de sueños.

-Arturo Cubillas:Un instrumento político.

-Hugo Chávez:Un soñador que pago un alto precio.

-Internet/ redes sociales:Un G36 de H&K calibre 5,56mm. Es útil para cazar y para defensa pero también para asesinar. Y en manos inexpertas se encasquilla con frecuencia. Por eso prefiero mi P2000SK.

-Ángela Merkel:Una política ejemplar. Defiende sus intereses y al resto que los jodan.

-Eduardo Rozsa:Su ejecución me entristeció. Sentía empatía por él.  Pero cuando volvió a tomar las armas firmó su sentencia de muerte.

-Florentino Pérez:Ha tardado demasiado en poner firmes a sus ultras.

-Muhammad Abdallah: 6 años de esfuerzo, miedo y algunas satisfacciones. Mi descubrimiento del Islam.

-Carlos “el chacal”: Un pedazo de historia. Un delicioso conversador. Un psicópata manipulador experimentado.

-Hammerskin:Camaradería. Borracheras en las calles. La erótica del miedo. Una tentación peligrosa para jóvenes inmaduros. Un peligro latente en la nueva Europa.

-J.L. Roberto:La hipocresía política hecha negocio.

-Antonio Salas:Un periodista mediocre que intenta hacer su trabajo lo mejor posible.

 


 

muchas gracias por concedernos esta entrevista ha sido un placer, antes de despedirme quisiera hacerle una ultima pregunta... ¿Algúndía se sabrá quien es realmente Antonio Salas?

 

Supongo que el día que tire la toalla como periodista encubierto, o que mi cadáver aparezca tirado en algún callejón. Quizás ni siquiera entonces...


 

Recomendaciones

Ignatius
Miguel Lago
Nieves Abarca
Anthony Blake

logo nehhon