Twittear

Datos:

Articulo escrito por: @manuesly

Tipo: Cuestionando

American Horror Story



AMERICAN HORROR STORY

 

El próximo 8 de octubre FX estrenará la nueva temporada de American horror story, subtitulada esta vez “Freakshow”. Aunque tengo un amigo que la llama American bodrior story. Y es que un invento como éste, a priori tan llamativo (cada temporada es concebida como una serie independiente, manteniendo el mismo reparto pero con el encanto añadido de verlos encarnar a personajes diferentes), no ha logrado cuajar como debería en los espectadores.

Es cierto que el punto de partida siempre es bastante interesante, y que tanto los tráilers como los teasers que se nos ofrecen antes del estreno de cada temporada dejan muy buen sabor de boca. No obstante, conforme avanzan las tramas, el global de la serie se desinfla y va perdiendo fuerza (a la vez que va perdiendo sentido, cayendo en ocasiones en el ridículo más absoluto).

Sin embargo, y aunque parezca contradictorio, servidora no ha dejado de ver ni uno sólo de los episodios que componen las (hasta ahora) 3 temporadas de la serie. Y es que, si algo es digno de alabanza en ella, son las magistrales interpretaciones que nos regalan los actores. Ahí radica gran parte de su atractivo: en su casting.

La que, hasta la fecha, se lleva el gato al agua es American horror story: Asylum, segunda temporada del invento. Sí, sé que la trama de los extraterrestres fue una mierda pinchada en un palo, pero por lo demás me pareció bastante acertada. Además, incluyeron en el cast a la brillante Sarah Paulson, acierto mayúsculo que no hizo sino engrandecer el renombre adquirido por el show con su primera temporada. Sin olvidarnos por supuesto de la jefa, la gran Jessica Lange, que también aquí nos ha dado el mejor de sus personajes hasta la fecha, la hermana Jude, monja polifacética con truculento pasado.

Esta temporada, además, nos dejó para el imaginario colectivo uno de esos asesinos con personalidad propia de los que no te puedes olvidar fácilmente: Bloody face. Y pudimos ver a James Cromwell muy alejado del papel de “señor mayor adorable” que nos regaló en Six feet under.

Y, bueno, a Pepper. Esta temporada nos dio a Pepper, personaje muy querido por los espectadores y que, por suerte, han decidido rescatar para este Freakshow que se nos viene (otro de los motivos para seguir viendo la serie).

Mención aparte para los brillantes títulos de crédito. La desasosegante música acompañada de esas imágenes sobrecogedoras recuerdan mucho a los de la película de David Fincher Se7en. Además, en ambos casos se nos muestran objetos o situaciones que serán clave para el desarrollo de la historia.

Por otra parte, se ha dicho en infinidad de ocasiones que esta será la última temporada que cuenten con Jessica Lange por decisión propia de la actriz (razón añadida para seguir viéndola). Aunque el fichaje de Kathy Bates la temporada pasada, y con la que siguen contando en ésta, puede suplir ampliamente la ausencia de la Lange. Habrá que esperar a ver cómo funcionaría todo con una ausencia tan importante.

Por el momento, disfrutemos de esta bizarra temporada que, a buen seguro, no nos dejará indiferentes. The freakshow must go on.

 

 

Recomendaciones

Memorias de un Gamer
Venecia Steakhouse
Rude Boys
Puntanimals

logo nehhon