Twittear

Datos:

Articulo escrito por: Pablo Martinez @pablo93mg

Tipo: Cuestionando

Ada Colau




El pasado 24 de mayo las elecciones municipales (y en algunas comunidades también autonómicas) arrojaron un resultado que si entraba en los sondeos. Personajes recién aparecidos en la escena política (aunque ya conocidos por la sociedad por sus actividades profesionales o sociales) conseguían el poder en algunos de los principales municipios españoles.
Este fue el caso de Ada Colau, que con su formación Barcelona en Común consiguió ser la fuerza más votada en la ciudad, que presenta un panorama completamente disgregado con muchas fuerzas políticas y que al final, a través de pactos, ha conseguida hacerse con la alcaldía de la ciudad.
Colau, conocida por su faceta de activista de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) ha llegado a alcanzar el poder político con planteamientos claros en algunos casos y muy ambiguos en otros muchos, pero a través de pactos lo ha logrado. Utilizando el slogan fácil y la promesa fácil, como todos los partidos políticos, muchos votantes han confiado en ella y su formación, sin detectar que la solución a los desahucios nunca podrá venir de los municipios, sino de entidades gubernativas superiores.
Posición ambigua también respecto al independentismo, al que no declaro su apoyo antes de las elecciones pero si tras ellas.
Los  nuevos partidos, que se han apropiado para si de lo que denominan "la opinión de la ciudadanía" aun sin llegar ninguno a la mayoría absoluta, deberán ahora empezar a gobernar y sin duda sufrirán el desgaste que las tareas de gobierno conllevan, aunque como en el caso de Ada Colau, lo que antes era "falta de voluntad política" ahora se ha convertido en "intereses de poderes oscuros". Tal vez es que no sea eso y la respuesta sea que gobernar no es tan sencillo, aunque sí que están poniendo en marcha nuevas formas de hacer las cosas y eso siempre es de agradecer por el ciudadano, el hecho de tener políticos como Carmena o Ada Colau que si bien no podrán cumplir lo prometido al menos no lo harán con la desfachatez de sus predecesores en el cargo.
Por cierto, por último un consejo para todos los nuevos alcaldes que se presentan en desahucios, no los van a poder parar y si van es solo por salir ante las cámaras y lavar sus conciencias. Los que se hayan conseguido parar de ese modo no ha sido por la presencia de un alcalde sino por la negociación entre las partes en la que si puede haber intervenido el poder público. Pero enfrentarse a la policía o a los secretarios judiciales no es el camino, pues ellos solo aplican las leyes y los mandatos judiciales, tal y como debe ser en un estado de derecho. Me resisto a pensar que a un policía o a un juez les gusta echar a familias de sus casas, pero las leyes se deben de cumplir, así que lo que deben hacer es cambiar las leyes que, para eso sí están los políticos.


 

Recomendaciones

Memorias de un Gamer
Venecia Steakhouse
Rude Boys
Puntanimals

logo nehhon