Twittear

Datos:

Articulo escrito por: Diego Ortega @guito_rmo

Tipo: Psicología

¿Cómo sobrevivir al mundo actual?




Vivimos en un mundo competitivo en el que impera la prisa, la gente, el consumismo exacerbado... y en el que expresiones como "tienes que", "no me explico como"... nos recuerdan, a diario, cuán "mediocres" somos. Ahora resulta que todos los que nos rodean tienen la solución a todos nuestros males y, es más, te la ofrecen sin habérsela pedido. Es ahí cuando pueden aparecer frustraciones de lo más variopintas ya no por no haber conseguido lo propuesto (que bastante tenemos con eso) sino porque la sociedad, nuestros amigos, nuestra familia y, en definitiva, los otros y siempre los otros, nos recuerdan a diario lo que tenemos que hacer, a dónde debemos llegar, lo gordo o delgado que estás, lo mucho o poco que pegas con esta o aquella pareja y bla, bla, bla. 

 

A priori, una buena estrategia para vivir felices parece la de negar. Está claro que si negamos el miedo, nuestros anhelos, la envidia, el deseo de éxito... y, lo más importante, negamos que negamos, nuestro mundo teñido de grises se transforma en un arco íris de colores vivos e intensos. Vemos lo que queremos ver y creemos lo que queremos creer y lo cierto, es que funciona. Funciona sí, pero solo durante un tiempo finito, determinado, ya que llega un punto en el que ni debemos ni podemos vivir de negar. Antes o después, tenemos que enfrentarnos al mundo cara a cara con todas nuestras armas ya que cuando el dique revienta, nos espera un océano enorme y ¿cómo lograr no ahogarse?

 

Pues tomando nosotros y solo nosotros las riendas de nuestro barco. Eso nos llevará a veces al puerto correcto y otras a lo mejor, a mares más revueltos llenos de olas enormes pero de los que con empeño y esfuerzo siempre, repito SIEMPRE se sale. Únicamente hay que perder un poquito de tiempo para reajustar nuestra carta de navegación y fijar un nuevo rumbo dejando a un lado esas criaturas marinas gigantes que nos atemorizan, las grandes tormentas que nos asustan y, sobre todo, los recuerdos de antiguos naufragios ya que… ¿Hay algo peor que los fantasmas del pasado nos hagan arrepentirnos en un futuro de lo que pudo ser y no fue?

 

Yo por ejemplo, si pudiera volver a vivir comenzaría a andar descalzo a principios de Primavera y seguiría así hasta concluir el Otoño.Disfrutaría del frío y de la lluvia. Viajaría más. Contemplaría más amaneceres. Haría todo lo que siempre quise hacer y nunca me atreví. Si tuviera otra vez la vida por delante cometería más errores para arrepentirme o no después, lloraría a veces, reiría otras tantas y me dedicaría a aprovechar el presente, sin recrearme en el pasado ni anticipando un futuro cuanto menos incierto.Asimismo, viviría mis sueños e ilusiones y aprendería a no conformarme y a arriesgar. Nada está escrito. Nada es imposible y, por tanto, creería más en mí y en mis posibilidades puesto que cuando estás convencido, decidido y cuando de verdad quieres algo... ¡ES POSIBLE!

 

Si queremos podemos llegar más lejos. Si queremos podemos llegar más alto. Si queremos podemos hacer lo lejano cercano así que aun no siendo partidario de dar consejos al que me lea desde la humildad más absoluta, le diré que olvide lo negativo de su pasado y que coja fuerte el timón de su vida para poder vivir. VIVIR un presente lleno de cosas bonitas que le ayudará a construir un futuro mucho mejor del que seguro imaginaba ayer.

 

Dicen que una despedida es necesaria para volver a reencontrarse así que un servidor ya se despide por hoy no con un adiós sino con un hasta la próxima.

 

Un saludo.
 


 

Recomendaciones

María Ferná
Que se pare el mundo que
Tengo miedo a enamorarme
A quién me dej&oac

logo nehhon